Pese al confinamiento, la entidad se mantuvo en sus principios: nada de videollamadas