Las causas por las que nunca se puede “reconocer a alguien” son bastante distintas entre si